Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

UGT pide por carta a Pedro Sánchez información sobre el fin de los coches de gasolina y diésel



Las pretensiones del Gobierno de liquidar las ventas de la mayor parte de vehículos que emitan dióxido de carbono en 2040 está chocando con el conjunto del sector de la automoción. La patronal de fabricantes ha rechazado de plano el plan desde que lo conoció, el martes, en una oposición que ha ido acompañada por la de los sindicatos. Este jueves por la mañana, la federación de Industria de UGT (FICA) ha ido más allá y ha remitido una misiva directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que le subrayan que los “mensajes” al respecto “más que informar a la opinión pública, están creando incertidumbre al sector”. Reclaman la necesidad de preparar un pacto para la industria.
La misiva va firmada por Pedro Luis Hojas, secretario general de UGT FICA y de su responsable de automoción, Jordi Carmona, pero también por cada uno de los responsables sindicales de la central en las trece plantas de ensamblaje de vehículos existentes en España.
La carta a Pedro Sánchez es un síntoma más del malestar existente, y que une a fabricantes y sindicatos, ante los mensajes que se están lanzando desde el Ejecutivo, y sobre todo desde el Ministerio de Transición Ecológica, que afectan al sector del automóvil. En ese sentido, UGT se refiere a la “criminalización del diésel, las nuevas tasas de emisiones o el cambio de modelo de movilidad, aunque afirma que hay otros retos que se han de afrontar: la robotización de las plantas, la digitalización de la industria y el cambio de motorizaciones. El sindicato comparte con Anfac las macromagnitudes que hacen de la automoción una pieza clave de la economía española: dos millones de empleos y la aportación del 16% del PIB español.
La misiva pone en evidencia el fracaso de una carta similar remitida a la ministra de Industria, Reyes Maroto, en la que solicitaban una reunión. “Esta reunión no tuvo lugar y, ahora, nos gustaría trasladarte nuestras propuestas”, le señalan, después de remarcarle cuál es el reto que, a su entender, es necesario para hacer una transición tranquila en el sector: un nuevo y “urgente” contrato de relevo que permita rejuvenecer plantillas. Patronales y sindicatos están en fuera de juego por los planes del Gobierno, que no les han llegado directamente pese a compartir una mesa de trabajo sobre el futuro del sector de la automoción en el que se han de trata r temas como el relevo de las motorizaciones más tradicionales en España: las de gasolina y diésel.