Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

La JUR decide que no compensará a afectados del Popular



La Junta Única de Resolución (JUR) ha rechazado este lunes entregar una compensación económica a los afectados por la caída de la entidad. En un comunicado, el organismo que decidió la resolución del Banco Popular argumenta que las pérdidas habrían sido muy superiores de haberse desarrollado un proceso de insolvencia al uso, y por tanto no resarcirá a los accionistas y bonistas por el profundo agujero económico que les causó la operación. "El informe de valoración 3 llega a la conclusión de que bajo procedimientos normales de insolvencia las pérdidas generales habrían sido sustancialmente mayores que las pérdidas que se realizaron en resolución", dijo este lunes en un comunicado la JUR, que publicó tanto la decisión preliminar como la versión no confidencial del informe.
La decisión, todavía por formalizar a la espera de que se reciban las alegaciones de los afectados, supone un varapalo para los inversores del Popular un año y dos meses después de su venta al Banco Santander por un euro, pero era esperada. Hace dos meses, Elke König, presidenta de la JUR, ya afirmó que era "altamente improbable" que la publicación del último informe de valoración obligara a la institución a compensar a los accionistas. Esa predicción se ha cumplido, si bien los inversores mantienen abierta la vía judicial europea para tratar de minimizar las pérdidas.
La acción del Mecanismo Único de Resolución despertó dudas y recelos sobre su conveniencia al tratarse la primera vez que se liquidaba un banco con las nuevas normas europeas, destinadas a evitar rescates bancarios por parte de los contribuyentes. La JUR basó su decisión en que la venta del Popular era "de interés público" para proteger a los depositantes y garantizar la estabilidad financiera, dado que estimaban que estaba a punto de caer.
La negativa a toda compensación llega después de que la JUR recibiera las conclusiones del informe elaborado por la consultora Deloitte, en el que se determina que los inversores no han resultado más perjudicados con la fórmula europea que con el procedimiento nacional de insolvencia. "Deloitte concluye que para los accionistas y acreedores afectados no habría cabido esperar ninguna recuperación en un procedimiento de insolvencia ordinario, incluso en el escenario considerado como más optimista y, como resultado, no hay diferencia de trato en comparación con la acción de resolución", afirma la Junta de Resolución.
Los afectados han respondido a la decisión cuestionando la independencia de Deloitte para efectuar el análisis. Richard East, representante del grupo de grandes fondos tenedores de bonos de Banco Popular, entre los que figuran gigantes como Pimco, se ha mostrado "decepcionado pero no sorprendido" con las conclusiones del informe.