Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Ryanair tendrá que garantizar hasta el 59% de los vuelos nacionales e internacionales y el 100% a las islas



El Ministerio de Fomento ha fijado los servicios mínimos para la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair convocada para los próximos días 25 y 26 de julio. La resolución obliga a garantizar el 100% de los vuelos domésticos entre la Península y las islas; entre el 35% y el 59% de los vuelos entre ciudades peninsulares, y el 59% de los vuelos internacionales, según la resolución ministerial a la que ha tenido acceso EL PAÍS.
La resolución afecta a los 1.807 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) llamados a la huelga convocada por los sindicatos USO y Sitcpla, sin diferenciar si tienen contrato laboral español o irlandés por lo que, en principio, debe ser acatada por todo el colectivo.
En concreto, se deberán ajustar a estos servicios mínimos los TCP que trabajen directamente para Ryanair o indirectamente para dicha compañía aérea a través de las empresas Crewlik Ireland, Workforce International Contractors en las bases o centros de los aeropuertos de Madrid, Málaga, Las Palmas de Gran Canaria, Barcelona, Alicante, Sevilla, Tenerife Sur, Palma de Mallorca, Valencia, Gerona, Santiago de Compostela, Ibiza y Lanzarote.
Vuelos afectados
Los servicios mínimos garantizarán el 100% de los vuelos domésticos para cada ruta con los aeropuertos de los territorios no peninsulares, es decir, todos los que van o vienen de Baleares y Canarias.
Para vuelos entre aeropuertos peninsulares, los servicios mínimos abarcan al 35%, redondeado por exceso, de los vuelos entre ciudades españolas cuyo medio alternativo de transporte público signifique un recorrido con un tiempo de desplazamiento inferior a 5 horas. El porcentaje se eleva al 59% de los vuelos entre ciudades españolas peninsulares si el medio alternativo de transporte tarda un plazo igual o superior a 5 horas.
En los vuelos que unan una ciudad española con otra extranjera, los servicios mínimos serán de 59%. En todos los casos, se entiende por servicio de la compañía para cada ruta, la realización de un vuelo de ida y de vuelta en dicha ruta, es decir, de una frecuencia.
Asimismo, se asegurará el 100% de todos los vuelos, independientemente del trayecto, cuya hora de salida programada fuera anterior al inicio de la huelga y cuya llegada prevista se produzca en el periodo de huelga.
También se garantizan todos los vuelos programados para el transporte de correo postal universal y productos perecederos, cuando estos se efectúen con aeronaves dedicadas exclusivamente a carga. Y aquellas operaciones técnicas de posicionamiento y otras tales como la situación de tripulaciones necesarias para la realización efectiva de los servicios de transporte aéreo considerados como esenciales, los operados en los periodos entre jornadas de huelga y los posteriores a la finalización de la misma, según el texto al que ha tenido acceso EL PAÍS.
Justificación
Fomento justifica el establecimiento de estos servicios mínimos porque en las fechas en las que se convoca esta huelga, en plena temporada turística de verano, incide en el alto nivel de ocupación de los vuelos, “lo cual dificulta su refundición (cancelación de uno o más vuelos para ubicar el pasaje en un único vuelo), cuando no la imposibilita totalmente”.
La resolución indica que los viajeros que han adquirido paquetes turísticos que incluyen desplazamiento y alojamiento, lo suelen hacer con gran antelación (superior al plazo de la comunicación previa de la convocatoria de huelga), por lo que resulta complicado para ellos encontra r soluciones alternativas, debido a la falta de disponibilidad de plazas libres en las compañías aéreas no afectadas por la huelga, la no coincidencia en las rutas e incluso la imposibilidad de utilizar otros modos de transporte alternativos que ofrecieran un servicio razonable, y además se arriesgan a perder el resto de servicios asociados al paquete contratado, como es el caso del alojamiento.
Fomento indica que resulta evidente que los servicios prestados por los TCP de Ryanair "son absolutamente esenciales para que la operación se pueda realizar", no solo por la asistencia que prestan a los pasajeros en general, sino porque la normativa de seguridad les encomienda funciones preparatorias de la cabina de pasaje antes de iniciar el vuelo, y en caso de emergencias que impiden realizar la operación sin la presencia de dichos TCP.
“Por tanto una paralización de los servicios prestados por los TCP, más allá de unos mínimos razonables que ampara el derecho constitucional a la huelga, traería unos efectos desproporcionados sobre la actividad de la compañía, causarían un daño irreversible a los pasajeros por las razones que se han mencionado, e impedirían, en cualquier caso, la adecuada realización del conjunto de vuelos considerados como servicios públicos esenciales”, precisa la resolución.