Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

El agotamiento del comercio amenaza el crecimiento mundial



Tras un fulgurante 2017 con tasas de crecimiento anuales que alcanzaron el 6%, el comercio mundial de mercancías vuelve a perder fuelle. Según los últimos datos disponibles del CPB World Trade Monitor hasta abril, en los últimos tres meses el volumen cayó un 0,6%. Y eso ha ocurrido antes de que se impusieran aranceles. Las economías de los emergentes, China y Europa han tenido un comienzo de año peor de lo esperado. La sincronización global vivida a finales de 2017, cuando todas crecían al unísono, se agota. La preocupación de expertos y organismos consiste en que las medidas proteccionistas agudicen este proceso de ralentización del comercio y que este acabe convirtiéndose en un serio lastre para el crecimiento global.
El comercio mundial da señales de debilidad según los últimos datos disponibles, todos ellos anteriores a que empezasen a adoptarse medidas proteccionistas. El endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos y la consiguiente apreciación del dólar han puesto en serias dificultades a las economías emergentes financiadas en moneda estadounidense. China sigue reajustando su inflado sector financiero y padece la incertidumbre del ruido proteccionista. Y Europa ha sorprendido en lo que va de año con cifras peores de lo previsto. Como consecuencia, el comercio global se está resintiendo desde incluso antes de que comenzase la imposición de aranceles.
En sus previsiones de esta misma semana, la Comisión Europea sostiene que el crecimiento global está siendo menos sincronizado y revisa a la baja la estimación para la UE. “Aunque la expansión europea continúa sólida, lo hace a una marcha más lenta”, dice.
Por un lado, los analistas ven en Europa factores transitorios, como el mal clima de inicios de año. También una apreciación del euro que está remitiendo. Pero estos elementos ya han pasado. Y todavía se aprecian signos de una mayor ralentización.
El BCE detecta un cierto freno en las exportaciones y, en menor medida, en la inversión. Según la Comisión, las exportaciones de bienes y servicios de la zona euro al resto del mundo se contrajeron un 0,4% en el primer trimestre tras cinco años de expansión. Además, el encarecimiento del petróleo pesa. Y una vez refinanciadas las deudas, las relajadas condiciones financieras que brinda el BCE ya no prestan mucho más impulso añadido. En principio, la economía europea debería ir poco a poco creciendo a ritmos más lentos, más próximos a su verdadero crecimiento potencial después de haber evolucionado por encima gracias a la recuperación del empleo, las condiciones financieras y un crudo barato. “En parte, se ha dado una vuelta a la media natural tras un año muy positivo. Además, los datos de comercio intraeuropeo han descrito una V y ya recuperan niveles”, explica Francisco Vidal, de Intermoney.
El agotamiento del comercio amenaza el crecimiento mundial
Pero el temor que se palpa en las autoridades es que la guerra comercial haga daño. Tanto el BCE como el Banco de España han argumentado que no hacen faltan barreras arancelarias generalizadas. Basta con que las empresas perciban que tendrán problemas para que dejen de invertir. “El primer dato a vigilar para saber si el choque comercial afecta será la inversión”, señala Vidal.
En Alemania, la confianza empresarial sufrió un batacazo en junio; los pedidos a las empresas germanas desde China y EE UU disminuyeron, y las exportaciones tudescas fuera de la UE retrocedieron en mayo un 6,4% interanual. Todo ello apunta a un peor clima que incluso podría haber hecho mella desde antes: “No es descartable que parte del declive de las exportaciones se debiese a un deterioro de las expectativas por las discusiones sobre los aranceles”, afirma un informe del BCE. Los títulos bursátiles en países y sectores exportadores ya exhiben cierto pesimismo. Los datos más débiles de producción manufacturera están ligados a un recrudecimiento de la preocupación por el comercio, reconoce el Ejecutivo comunitario en sus previsiones.
Y ahora se ha puesto mal de verdad con el anuncio de Trump de tarifas arancelarias de un 10% a 200.000 millones de dólares en exportaciones chinas. ¿Se acabó la edad dorada del comercio? En juego hay además factores estructurales que se están agotando y que hacen que el comercio mundial no tenga visos de recobrar el dinamismo de épocas previas.
Antes de la crisis, el comercio mundial experimentó varias décadas de avances por encima del PIB. La caída de costes de las comunicaciones y la incorporación de China y Europa del Este a los acuerdos de comercio internacional provocaron una rápida expansión. Los aranceles bajaban y se deslocalizaban partes de la producción a enclaves donde se fabricaba más barato. Con el ingreso en 2001 de China en la Organización Mundial de Comercio, un 20% de la población global entraba en el mercado internacional, ejerciendo una fuerte presión a la baja sobre los salarios y los precios de los bienes manufacturados como la electrónica. Si bien también contribuyó a un encarecimiento de las materias primas. De este modo, la teoría decía que los productos salen más baratos y que el empleo que se genera en países avanzados se reubica hacia otros sectores como los servicios. Pero la globalización y la crisis han dejado perdedores: incluso si la pobreza se ha reducido mucho en el mundo como recuerdan todos los organismos internacionales, los menos formados en los países ricos se sienten rezagados. De ahí la retórica proteccionista del Brexit o del presidente Trump.
Menos inversión
Antes de la llegada de Trump ya se observaba un parón en seco del proceso de liberalización del comercio. El número de acuerdos comerciales se ha desplomado durante la última década, advierte el BCE.
Y luego está el problema de la inversión. Un informe del FMI apunta que en los últimos años un cóctel de falta de financiación e inversión ha socavado el comercio. Abunda en esta línea el exsecretario del Tesoro estadounidense Larry Summers con su teoría del estancamiento secular: básicamente no se invierte porque se prefiere ahorrar, ya sea para la jubilación en una sociedad envejecida o para reducir el exceso de deuda. También influye el hecho de que haya unas perspectivas pésimas de incrementos de la productividad, lo que al final se traduce en que compensa menos invertir. Y sin inversión resulta complicado que haya comercio.
Por último, se ha detenido el desarrollo de las grandes cadenas de suministro y ensamblaje global. Diversos informes señalan que el desarrollo de estas cadenas de valor podría haber tocado techo. Íntimamente ligado a este fenómeno, en China se ha dado un alza de lo s salarios y un giro hacia el consumo interno y los servicios. Y los servicios siempre requieren menos intercambios comerciales.