Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Los tripulantes de cabina de Ryanair amenazan con una ‘macrohuelga’ en verano



Los sindicatos de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) de Ryanair varios países europeos, entre ellos España, se reúnen hoy en Madrid para decidir si convocan huelga este verano, coincidiendo con las fechas de mayor tráfico, para denunciar la falta de voluntad po r parte de la dirección de la aerolínea de reconocer a la representación sindical y atender sus reivindicaciones.
Los sindicatos de TCP de Ryanair de Bélgica (CNE/LBC), Portugal (SNPVAC), Italia (Uiltrasporti) y España (Sitcpla y USO)exigen a la compañía que dirige Michael O'Leary que deje de aplicar la legislación laboral irlandesa y adapte sus condiciones laborales al marco de cada país donde Ryanair opera, incluyendo la redacción de un convenio colectivo.
Los representantes sindicales denuncian que, pese a las declaraciones de la compañía con motivo de la presentación de las cuentas anuales de que existen considerables avances en la negociación con los TCP, las negociaciones están bloqueadas, por lo que estás dispuestos a convocar una huelga conjunta en los países donde operan.
El sindicato Sitcpla, mayoritario en este colectivo, denuncia que Ryanair manda interlocutores a las reuniones que admiten las reivindicaciones legítimas sindicales pero luego no reconoce por escrito ninguna de esas demandas, "por lo que las negociaciones son absurdas" , informaron en fuentes del sindicato.
Segundo intento
La cumbre sindical de este lunes es la segunda reunión entre los sindicatos europeos, que ya se vieron las caras en Portugal el pasado 24 de abril para sentar las bases de su plan de actuación. Este lunes anunciarán si ratifican los paros estivales, aunque no tienen previsto fijar las fechas concretas hasta el 1 de julio, para dar tiempo a la respuesta de la compañía a sus demandas.
Los convocantes entienden que la unidad sindical es fundamental para evitar que Ryanair "reviente" los paros como hizo en abril, cuando presionó a auxiliares de vuelo españoles para que renunciasen a su día de descanso y se desplazasen a Lisboa con el objetivo de cubrir a sus homólogos portugueses en huelga, según denuncia Unión Sindical Obrera (USO).
No es el único conflicto que tiene Ryanair. El sindicato español Sepla sigue en guerra abierta con Ryanair y amenaza con llevarla a los tribunales. Y el personal de tierra, subcontratados a través de la empresa de handling Lesma, piden la mejora de las condiciones de 4.000 empleados, con una revisión salarial del 3% y un convenio colectivo propio.