Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

El presupuesto educativo 2017 sube el 1,7% y se mantienen las becas



La principal partida del presupuesto de educación, las becas generales y de movilidad, suben levemente en 2017. Pasará de 1416 a 1. 420 millones, un 0,3% en unas cuentas que en el ámbito educativo han mostrado en general un incremento moderado. El proyecto de presupuestos presentado este martes por el ministro Cristóbal Montoro regoce una partida global para educación de 2.525 millones de euros, 42 millones más que el año anterior, un 1,7% más.
La subida, según el proyecto de presupuestos, incluye “créditos para financiar la cobertura de libros de texto y material didáctico y nuevas dotaciones destinadas a la formación, perfeccionamiento y movilidad de profesores con el objeto de apoyar las medidas de refuerzo educativo en centros que cuenten con alumnos procedentes de entornos desfavorecidos”.
Las ayudas para libros se recuperaron el año pasado. En 2016, se transfirieron a las comunidades autónomas 24 millones de euros con el objetivo de ayudar a las familias a sufragar los gastos de adaptación del material didáctico a los currículos establecidos por la LOMCE. La partida para ayudas de libros de los 100 millones en 2012 a los 20 en 2013 y a 1,4 en 2014 (solo para Ceuta y Melilla, que son competencia directa del Ministerio de Educación).
El dinero destinado a los ciclos de infantil y primaria cae un 1,6% hasta 159 millones. Y la partida para segundaria baja un 5% hasta 429 millones. Una de las partidas que más suben, por el contrario, es la destinada a formación del profesorado, casi el 90% de aumento hasta los 30 millones de euros.
El gasto global destinado a Educación aumentó en 2016 un 9,3% respecto al de 2015, de 2273 millones en 2015 a 2.483,9 en 2016. La partida que más subió entonces fue la de Secundaria, que casi se dobló de 237,3 a 454,4 millones. Entre otra cuestiones, incluía 363,03 millones de euros para financiar la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en las comunidades autónomas, la misma ley de la que el Gobierno ha corregido algunas de sus medidas más polémicas, como las reválidas. En el Congreso, hay una subcomisión que echó a andar a principio de año para cerrar un pacto de Estado que culminaría con una nueva ley educativa.