Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

El Santander gana 6.204 millones en 2016, un 4% más por las menores provisiones



El Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 6.204 millones de euros en 2016, un 4% más que el año anterior, gracias a las menores provisiones que realizó. Los márgenes de la cuenta de resultados de 2016 presentan caídas, aunque si no se cuenta el efecto del tipo de cambio de las diferentes divisas con las que trabaja el banco, la situación es positiva. El banco destacó "el crecimiento de los ingresos por comisiones y a la mejora de la calidad del crédito", según ha comunicado hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Las dotaciones para insolvencias cayeron un 5,8% en 2016.
Los inversores han recibido muy positivamente los resultados. Las acciones del Banco Santander suben más del 4,9% a media mañana. Además, en general toda la banca muestra un comportamiento muy positivo, con subidas del 3,5% del Sabadell; el 4,5% de CaixaBank; más del 2,9% en el BBVA; del 2,8% en Bankia; y de cerca del 1,7% en Bankinter y Popular.
En el cuarto trimestre estanco de 2016, el beneficio atribuido del Santander fue de 1.598 millones de euros, frente a los 25 millones del cuarto trimestre de 2015, cuando tuvo que realizar fuertes provisiones extraordinarias. El beneficio por acción (BPA), indicador relevante para la cotización del banco, subió un 1%, y el beneficio por acción ordinario cayó un 2,1%. En la nota, Ana Botín comenta: "En adelante, tenemos muchas oportunidades para crecer de forma rentable en Europa y América, en un entorno que anticipamos será volátil pero, en general, mejor que en 2016 en nuestros mercados principales".
El beneficio antes de impuestos sin impacto de tipo de cambio aumentó en nueve de los diez mercados del grupo, "pese a la complejidad del entorno", apunta la nota del banco. Europa ha contribuido un 55% de los beneficios (Reino Unido: 20%, España: 12%, Santander Consumer Finance: 13%, otros: 10%) y América, el 45% (Brasil: 21%, México: 8%, Chile: 6%, Estados Unidos: 5%, otros: 5%).
El principal país del grupo, Brasil, ha ganado un 9,5% más "por la subida de los ingresos por comisiones y a un crecimiento controlado en costes", dice la entidad. Mientras, el segundo más importante, el Reino Unido, ha obtenido un 14.7% menos. El Santander lo achaca a la entrada en vigor del impuesto a la banca del 8% y del debilitamiento de la libra frente al euro tras el referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea. "Si excluimos estos efectos, el resultado antes de impuestos fue de 2.452 millones de euros, un 7,7% más, gracias al crecimiento del crédito y al menor coste de los depósitos, junto con la disciplina en el control de costes y la calidad del crédito", comenta el banco.
En junio pasado, tras conocerse la decisión del Reino Unido de abandonar Europa, la entidad presidida por Ana Botín emitió un comunicado en el que se comprometió a mantener "los objetivos que anunciamos en todos los aspectos financieros más relevantes para este año". El más importante es el "crecimiento del beneficio por acción, incremento del capital tangible por acción y crecimiento del 10% del dividendo en efectivo por acción, así como un dividendo por acción de 21 céntimos de euro".
Mejora el negocio en España
La tercera unidad que más gana es Santander Consumer, dedicado a los préstamos al consumo en diferentes países, se ha convertido en un gran generador de resultados, con 1.093 millones, un 16,5% más. España mejora frente a años anteriores y logra 1.022 millones, un 4,6% más."Aunque el entorno de tipos de interés bajos ha afectado al margen de intereses, este efecto se compensó con el buen crecimiento en los ingresos por comisiones, el fuerte control de costes y las importantes mejoras en la calidad del crédito", afirma la entidad presidida por Ana Botín.
El número de clientes vinculados aumentó en 1,4 millones y alcanzó los 15,2 millones, durante el pasado ejercicio, al tiempo que el crédito neto a la clientela se mantuvo en 790.470 millones de euros y los depósitos de clientes se elevaron un 1,2 %, hasta 691.112 millones.
En septiembre de 2015, cuando Ana Botín llevaba un año en la presidencia, se comprometió con los inversores en Londres a que la entidad elevaría su dividendo durante los próximos tres años. También afirmó que el beneficio por acción (BPA) iría creciendo y lo haría a un ritmo superior al 10% en 2018.
En cuanto a la solvencia, la entidad reforzó su balance y la ratio de capital CET1 fully loaded (denominación del capital de capital en el argot financiero) se incrementó en 50 puntos básicos, hasta situarse en el 10,55%. "Está significativamente por encima del mínimo regulatorio previsto para 2019 del 9,5%", señaló la entidad.
La tasa de mora fue del 3,93%, frente al 4,36% de diciembre de 2015. La ratio cobertura frente a insolvencias subió al 74% desde el 73%. La eficiencia, que mide lo que gasta la entidad por cada cien euros que ingresa, ha empeorado ligeramente hasta el 48,1% (cuanto más alta es peor). En 2015 estuvo en el 47,6% y en 2014 en el 47%.
El Santander cuenta, a 31 de diciembre de 2016, con 188.492 empleados, un 2,8% menos que hace un año, y 12.235 oficinas, un 6,2% menos.