Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

El Popular incluye a altos directivos en su ERE de 3.000 empleados



El Banco Popular y sindicatos se reunirán mañana para analizar asuntos relacionados con la jornada laboral y los horarios, aunque también se tratará de la futura reducción de plantilla sin ofrecer datos concretos. Según fuentes conocedoras de la operación, el banco prescindirá de unas 3.000 personas, un 20% del total.
Entre los que abandonen el banco estarán altos directivos, no solo cargos intermedios y personal de oficinas, como suele ser más habitual en el sector. Según fuentes sindicales, muchos de los directivos procederán de los antiguos servicios centrales de los bancos filiales, como el Vasconia, el Andalucía o el Galicia.
El Santander fue la primera entidad que incluyó a los altos ejecutivos en el ERE de 1.380 empleados pactado en mayo pasado. El Popular presentará su primer ERE en 90 años de historia a fin de mes. Primero será un expediente informal, de apertura de negociación, y luego el ERE oficial.
Mayores de 59 años
Aunque no será para todos, la intención de la entidad presidida por Ángel Ron es prescindir de la mayoría de los empleados mayores de 59 años, que es una proporción muy elevada del Popular. Se utilizará la vía de las prejubilaciones. El presupuesto del banco son 375 millones.
Aunque todavía se han fijado las condiciones, fuentes conocedoras de la operación afirman que serán semejantes a las del Santander. La entidad presidida por Ana Botín ofreció a los mayores de 58 años o que tuvieran más de 15 años de antigüedad elegir entre llevarse un 80% del salario bruto pensionable, o un 76% del salario bruto pensionable más un 50% del complemento voluntario personal para salario anual pactado. Quedó excluida la cuota de la Seguridad Social, a cargo del trabajador.
Los sindicatos no solo quieren debatir las condiciones de los 3.000 que se van, sino también de los 12.000 que se quedan. Les preocupa el modelo de negocio del banco en el futuro, que se dividirá en dos: negocio principal, el área comercial habitual, y el no principal, la venta de los activos tóxicos inmobiliarios. Entre 2001 y 2015 el Popular ha recortado un 23,5% sus oficinas y un 17% de los empleados.
Nuevo organigrama
Por otro lado, el banco presentó su nuevo organigrama ejecutivo que tiene, como novedades, la creación de la Dirección General de Transformación Digital, cuya finalidad principal será acelerar el proceso de digitalización de la entidad iniciado recientemente. Estará a cargo de Fernando Baquero. La Dirección General de Medios, que agrupará los recursos materiales, los recursos técnicos, personas, organización y operaciones, cuyo objetivo será agilizar los procesos, mejorar la eficiencia y lograr una mayor optimización operativa para reducir costes y adecuar la capacidad productiva de la entidad, cuyo responsable es Alberto Muñoz.
La Dirección General de Negocio Especializado, que se ocupará del área de consumo, banca privada, seguros, gestión de activos, medios de pago y comercio exterior, entre otros. Además, se crea la Dirección General de Negocio Inmobiliario y Transformación de Activos, en la que se incluirán los activos que se quieren vender y reportará directamente al consejero delegado, Pedro Larena.
En el nuevo organigrama del banco, aprobado por el Consejo de Administración, siete direcciones generales pasarán a depender del consejero delegado (Financiera, Negocio, Negocios especializadas, Transformación Digital, Medios, Riesgos y Negocio Inmobiliario, dos dependerán directamente del presidente, Secretaría general técnica y Comunicación, Marca y Relaciones Corporativas, mientras que Auditoría estará bajo el control de la Comisión de Auditoría del Consejo.