Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Competencia crea un buzón para que la plantilla denuncie presiones internas



La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) puso en marcha hace medio año un buzón de denuncias confidenciales en el que tanto los trabajadores del organismo como organizaciones o personas ajenas pueden reportar presiones "de cualquier tipo" o ilícitos en materia de competencia, según el presidente de la Comisión, José María Marín Quemada. Competencia hizo público ayer el procedimiento de inspección, que incluye multas de hasta el 1% de la facturación a las empresas que se nieguen a ellas o las obstruyan.
“Las presiones en esta institución son múltiples y vienen de todos los lados, de la Administración y de las empresas. Pero es lo normal, mis colegas europeos me comentan que ellos también las tienen”, admitió con resignación Marín Quemada, durante su conferencia sobre Nuevos agentes, pronunciada en un seminario organizado por la Deusto Business School Madrid y Ernst & Young.
Pero la CMNC detectó que las empresas y grupos de presión también trataban de influir a través de empleados del organismo para que, a su vez, enviaran sus mensajes a subordinados que tramitan los asuntos que les afectan. O sencillamente que algunos responsables deciden interferir en el trabajo de otros. “Aunque no lleva mucho tiempo, el buzón interno ha sido práctico y nos ha servido para detectar focos de injerencias. Se han tomado cartas en el asunto”, explica Quemada que no quiere ser más explícito porque lo considera un asunto interno.
En la charla comentó que la Comisión Europea resolverá de forma “inminente” el procedimiento de infracción abierto contra España por la denuncia interpuesta por la CNMC contra la decisión del Gobierno de no cederle ciertas competencias en materia eléctrica. También hay dos denuncias más por limitar su capacidad en temas postales y de telecomunicaciones. Marín comentó que las multas pueden ser de “cientos de millones”, pero que esperaba que el Gobierno rectifique y así evitara la sanción.
Por último, advirtió de que “es posible que exista un incremento de los costes de la publicidad” tras la creación “de un duopolio en la televisión, algo que tiene que ver con la financiación de la RTVE”.
La CNMC hizo público el procedimiento para las empresas cuando son inspeccionadas. Si obstruyen la investigación, pueden ser multadas con hasta el 1 % de su facturación. Si se oponen, la CNMC solicitará autorización judicial de entrada en el domicilio y se podría llegar a denunciarlo ante la Policía. Los inspectores tendrán la condición de agentes de autoridad. Durante la inspección podrá estar presente un abogado de la empresa, pero no es un requisito necesario para hacerla.