Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Dos de cada tres euros de la deuda regional son por facturas sanitarias



Las comunidades autónomas acumulan facturas sanitarias sin pagar por importe de 6.223 millones durante el primer trimestre del año, lo que supone un aumento del 9,5% sobre el mismo periodo del año anterior, según el último informe sobre la morosidad de las comunidades correspondiente a marzo. Dos de cada tres euros que deben son por facturas sanitarias. Los datos difundidos este lunes por Hacienda revelan, además, que el 30% de la deuda de las autonomías con proveedores de servicios sanitarios o farmacéuticos, unos 1.832 millones, procede de años anteriores.
Las comunidades mantenían hasta marzo una deuda comercial de 8.900 millones de euros con los proveedores. Aunque es una gran cuantía, en realidad supone mucho menos que antes de ponerse en marcha el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el mecanismo con el que los Gobiernos regionales reciben créditos casi gratuitos del Estado para pagar sus facturas a cambio de cierta tutela presupuestaria. En 2012, uno de los peores momentos de la crisis financiera, las autonomías llegaron a acumular una deuda comercial con proveedores de 24.835 millones de euros. Desde entonces los distintos mecanismos de liquidez a favor de las comunidades han contribuido a rebajar esta deuda en un 67,5%, según el informe de Plazos de pago a proveedores y deuda comercial de las comunidades autónomas publicado este lunes por Hacienda.
No obstante, la bola de facturas sanitarias sigue creciendo. Es uno de los gastos más difíciles de contener por parte de las comunidades autónomas tanto por cuestiones demográficas como por el desarrollo del sector (cada vez hay tratamientos y tecnología más caros). El año pasado las Administraciones regionales se gastaron más de 29.776 millones de euros en sanidad, sin incluir las nóminas del personal sanitario.
Solo durante el primer trimestre del año, las autonomías han destinado 4.964 millones a gastos farmacéuticos hospitalario (1.459 millones), gastos en productos farmacéuticos y sanitarios por recetas médicas (2.505 millones) y gastos en productos sanitarios sin receta médica (999 millones), según los indicadores de gastos farmacéuticos y sanitarios actualizados ayer por Hacienda.
Para contener este gasto, que representa algo más de un tercio del presupuesto de las autonomías, el ministerio está obligando a las menos disciplinadas con las cuentas públicas, a que se acojan al sostén del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y a limitar su gasto sanitario. Para ello les obliga a que suscriban el protocolo acordado con la patronal de medicamentos Farmaindustria por el que el gasto farmacéutico no podrá superar el crecimiento potencial de la economía española.
A pesar de estos esfuerzos, dos de cada tres millones de euros que deben las comunidades corresponden a facturas sanitarias. Castilla y León, Extremadura y Baleares son las comunidades con un mayor porcentaje de deuda sanitaria, según el informe difundido ayer. Por el contrario, País Vasco y La Rioja, son donde menos facturas sanitarias tienen en relación con el total.
Dos de cada tres euros de la deuda regional son por facturas sanitarias
Lo cierto es que desde que se pusieron en marcha las diferentes versiones de planes de pago a proveedores y FLA junto a la entrada en vigor de la ley de morosidad de las Administraciones Públicas, las autonomías han reducido el tiempo que tardan en pagar sus facturas. En marzo el periodo de pago a proveedores fue de 43,44 días de media sobre el plazo legal, casi 16 días menos que en igual trimestre del año anterior. Hay que recordar que hace un año las comunidades estaban inmersas en plena campaña electoral y elevaron sus gastos. La estadística comienza a contar a los 30 días de recibir la factura, según la metodología utilizada por Hacienda para calcular la morosidad de las Administraciones Públicas.
Los más morosos
Aunque las comunidades tardan mucho menos en pagar sus facturas que hace cuatro años, cuando la desconfianza de los mercados y la caída de los ingresos provocó que recurrieran a sus proveedores para financiarse, lo cierto es que no son tan buenas pagadoras con sus deudas sanitarias. Se toman de media 47,73 días sobre el plazo legal en abonar los gastos farmacéuticos y hospitalarios. De hecho, tardan hasta 68,34 días sobre el periodo legal en pagar las inversiones sanitarias. Es decir, desde que reciben la factura o emiten la certificación de obra tardan más de tres meses en liquidar este tipo de facturas.
Entre las comunidades más morosas se encuentran Extremadura (105 días de media), Aragón (88,6 días), Comunidad Valenciana (67,3 días) y Murcia (73,9 días). El Gobierno ya ha intervenido los ingresos de Extremadura y Aragón por sobrepasar reiteradamente los plazos de pago.