Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Bayer ofrece 55.000 millones por Monsanto



La oferta que el grupo químico y farmacéutico alemán Bayer realizó hace unos días por la multinacional estadounidense Monsanto asciende a 55.200 millones de euros, según ha informado esta semana la empresa alemana. La oferta pasa por la adquisición del 100% de las acciones del gigante estadounidense de los transgénicos, valorada la semana pasada en bolsa en torno a los 42.000 millones de euros. Bayer ofrece 122 dólares (108 euros) por cada acción de Monsanto, según ha informado a las autoridades financieras de los países en que cotiza.
El gigante alemán, que trasladó esta oferta a Monsanto el pasado 10 de mayo, ha destacado que esta oferta representa una prima del 37% sobre el precio al que cerraron las acciones de la estadounidense el pasado 9 de mayo. "La adquisición de Monsanto sería una oportunidad interesante para crear un mundial líder de la agricultura", ha subrayado Bayer, que la semana pasada, tras surgir los rumores sobre una posible compra de Monsanto, informó de que sus directivos se habían reunido recientemente con los responsables de la estadounidense para hablar de una adquisición negociada.
En su nota, Bayer explica que financiará la adquisición de la estadounidense, la mayor de su historia, mediante una combinación de ampliación de capital y emisión de deuda que cuenta con el apoyo de Bank of America Merrill Lynch y Credit Suisse. El objetivo es "convertirse en una compañía líder en el sector agrícola", explica la empresa alemana, que considera que la operación ofrece una "oportunidad convincente" para lograr una posición dominante en negocios como el de las semillas y productos fitosanitarios. "Juntos podemos aunar la experiencia colectiva de ambas empresas para construir un líder agrícola con capacidades de innovación excepcionales para el beneficio de agricultores, consumidores, nuestros empleados y las comunidades en las que operamos", aseguró el consejero delegado de Bayer, Werner Baumann. Asimismo, se mostró convencido de que la operación empresarial crearía "valor sustancial" para los accionistas de ambas compañías.
La fusión, asegura la alemana, "reforzaría a Bayer como empresa global de innovación en ciencias de la vida, con posiciones punteras en sus actividades principales y crearía una actividad agraria líder integrada". Las intenciones de Bayer, en todo caso, no han sentado demasiado bien a los accionistas. Desde el pasado 10 de mayo, las acciones de la alemana en la Bolsa alemana han caído en torno al 14%.
La eventual fusión entre ambas compañías, que combinaría al mayor proveedor de semillas y a uno de los principales productores de productos químicos agrícolas, tendría que superar diversos obstáculos, incluyendo las posibles objeciones por parte de los reguladores y las autoridades de competencia. La nueva corporación tendría unas ventas anuales combinadas por valor de 67.000 millones y supondría la unión de dos de los mayores productores de semillas y de productos químicos para la agricultura, con lo se alumbraría al mayor grupo del sector.
La comercialización de semillas y herbicidas supone anualmente para Monsanto ingresos por valor de unos 13.400 millones de euros. Presente en 66 países, Monsanto asegura que la agricultura sostenible es uno de sus objetivos clave, aunque la comercialización de semillas genéticamente modificadas le ha valido fuertes críticas por parte de organizaciones ecologistas. Además, la empresa estadounidense comercializa el herbicida más vendido del mundo, el Roudnup, cuya sustancia activa, el glifosato, ha sido clasificada por Naciones Unidas como "posible cancerígeno". En tanto, el volumen de negocio de Bayer ascendió el año pasado a 46.300 millones de euros (casi 51.900 millones de dólares).
La transacción supondría un nuevo paso en la consolidación del sector tras la compra de Syngenta por ChemChina por 39.800 millones de euros o el acuerdo de fusión alcanzado el pasado mes de diciembre entre DuPont y Dow Chemical. De hecho, el pasado verano la propia Monsanto renunció finalmente a comprar Syngenta.