Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Los proyectos de trenes y carreteras sufrirán recortes de 1.000 millones



Algo más de la mitad del recorte presupuestario de 2.000 millones de euros anunciado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para cumplir con los objetivos de déficit público afectará al Ministerio de Fomento. Según fuentes gubernamentales, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), la empresa que se encarga de desarrollar y cuidar la red ferroviaria, se verá perjudicado en cerca de 500 millones, mientras que una cantidad superior a los 500 se retraerá de las obras en carreteras. Para este año estaban previstos 5.700 millones en obra civil, de los que 3.000 eran para Adif, por lo que el tijeretazo ha sido recibido con alarma en el sector.
Sin embargo, según esas mismas fuentes, el recorte de Adif no paraliza las obras del AVE que ya están en marcha. Es decir, la Y vasca, la línea a Galicia y el Corredor Mediterráneo, que incluye el AVE a Murcia. Se centrará en infraestructuras nuevas que estaban previstas, pero consideradas menos imprescindibles, remodelaciones, soterramientos u otro tipo de obras.
Montoro ya adelantó que la no disponibilidad de gasto de los Presupuestos (equivalente al 0,2% del PIB) no repercutiría a las partidas destinadas a gasto social, la Seguridad Social y a la seguridad nacional y que sería proporcional en los ministerios según el volumen de los créditos iniciales. Y Fomento es el departamento gastador por excelencia y el que más sufre cuando hay recortes. En este caso, Hacienda ha cuantificado la cantidad y el ministerio que dirige Ana Pastor se ha encargado de definir las partidas de recorte, seguramente teniendo en cuenta la disponibilidad de caja de Adif.
La decisión de reducir el gasto proviene de la necesidad de cumplir con el objetivo de déficit público, que acabó 2015 en el 5%, por encima del 4,2% comprometido, que hace muy complicado cumplir con el 2,8% previsto para 2016. Con el acuerdo de no disponibilidad de crédito, el Gobierno quiere aplicar para el Estado la misma medida que ha pedido a las comunidades autónomas, que cerraron 2015 con una desviación del déficit de un punto (1,7% frente al 0,7% previsto).