Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Abengoa pide a los bonistas que se agrupen para renegociar la deuda



Abengoa ha enfilado el pedregoso camino para convertirse en el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española. Mientras busca a la desesperada un acuerdo con los bancos acreedores o un nuevo socio con el que compartir la pesada carga de su deuda, la compañía ha pedido a los bonistas que se agrupen en un comité para poder renegociar la deuda. "El comité es necesario para poder gestionar los compromisos de forme eficiente", asegura la compañía.
Mientras tanto, los títulos de la compañía de renovables andaluza siguen en caída libre. Este jueves han arrancado la sesión con bajadas de hasta el 25%. El último día de cotización en el Ibex 35, el comité técnico de este índice decidió ayer expulsarlo, se intercambiaban a un precio de 0,312 euros pasadas las 9.40 horas. De hecho, los títulos de la compañía sevillana, que ayer se hundieron un 54%, no iniciaron su cotización a las 9.00 horas al haberse extendido el periodo de subasta por exceso de órdenes de venta.
Las malas noticias y las dudas crecen en paralelo en torno a Abengoa. La empresa informó ayer al supervisor bursátil estadounidense (SEC) que Javier Garoz, el máximo responsable de Abengoa Yieldco, la filial del grupo andaluz en EE UU que cotiza en Nueva York, abandona el grupo. La sociedad, formada por unas 650 empresas con distinto tipo de vinculación, no ha explicado los motivos de la salida de Garoz, que será sustituido por Santiago Seage, el actual consejero delegado de Abengoa, según Bloomberg.
La delicada situación que atraviesa la empresa ha provocado el temor en los acreedores, que se enfrentan a una elección desagradable de vender a pérdidas o esperar a una eventual negociación en una supuesta liquidación con la empresa de energía renovable.
Los bonos de Abengoa fueron algunos de los valores más negociados ayer en Europa. "Muchos tenedores de bonos están vendiendo ahora", asegura Stuart Stanley, gerente de fondos de alto rendimiento con sede en Londres en el Invesco Asset Management. "Si nadie está dispuesto a intensificar sus posiciones. Entonces, ¿quién va a ayudar a Abengoa? Ahora mismo, la empresa necesita un caballero blanco".
Mientras la empresa trata de gestionar su riesgo y la delicada situación que le aboca al mayor concurso de acreedores de España, por delante de la de Martinsa Fadesa, las autoridades tratan de encontrar una solución.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha manifestado este jueves que espera que Abengoa sea capaz de salvarse, si bien recuerda que el problema afecta a una empresa privada y el Gobierno "no está en el momento" en el que el Instituto Nacional de Industria (INI) pueda "meter capital en una empresa y otra".
"Lo deseable es que se llegue a un acuerdo" y "el Gobierno está muy atento y siguiendo los pasos que se están dando, pero el caso atañe a una empresa del sector privado, ya que el Gobierno no está en la posición del Instituto Nacional de Industria en la que el Estado acudía a meter capital a una empresa y otra", afirmó Soria en una entrevista con TVE.
En todo caso, expresó su deseo de que Abengoa pueda superar la actual situación, ya que se trata de "una empresa de referencia en España" en el ámbito de la energía y de las renovables, con 27.000 empleados y tres cuartas partes del negocio fuera de España. La situación actual, indicó, "no prejuzga que se llegue a un concurso, ya que ahora se abre una etapa de tres meses o cuatro meses para que se pueda llegar a un acuerdo con los acreedores o, de lo contrario, se pase a concurso de acreedores".