Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

La CNMC abre un expediente a Telefónica por la gestión de averías



La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido incoar un expediente sancionador a Telefónica por indicios de irregularidades en la gestión de las averías en las líneas de cobre que le alquilan los operadores alternativos. El regulador señala que, según los datos de los que dispone, los indicadores de calidad "reflejan una degradación en el mantenimiento de la red de cobre de Telefónica y en los servicios que presta a los operadores alternativos".
Los servicios de inspección de la CNMC aseguran que Telefónica supera el plazo de 15 horas para el tiempo medio de reparación de averías en su red. Asimismo, acusa a la empresa que preside César Alierta de atribuir a las otras compañías a las que alquila su red averías que le son imputables, por lo que se enmascara el nivel real de mantenimiento de la red de Telefónica.
La incoación de este expediente no prejuzga el resultado final de la investigación. Se abre ahora un periodo máximo de 1 año para la instrucción del expediente y para su resolución por la CNMC. Telefónica dispone de un plazo de un mes para presentar alegaciones.
Telefónica ha sufrido un conflicto que se ha prolongado durante más de tres meses debido a las reivindicaciones laborales de sus contratas de instalación. Los paros comenzaron en Madrid con la convocatoria del sindicato AST el pasado 28 de marzo y se extendió a toda España a partir del 7 de abril, con paros en días puntuales a los se sumaron los sindicatos UGT y CC OO. El pasado 5 de mayo, estos dos sindicatos firmaron un acuerdo con las empresas, que emplean a 12.000 trabajadores, que ponía fin a la huelga. Posteriormente, el pasado 19 de junio se unieron a este acuerdo los sindicatos minoritarios como AST.
Los sindicatos estiman que en torno a 200.000 usuarios se han visto afectados por los paros. Los más graves son los abonados que se han visto privados de servicios de telefonía o de conexión a Internet, que la empresa atribuye a actos de sabotajes, y que niegan los sindicatos. También se han visto perjudicados los usuarios que querían darse de alta en Telefónica o los que querían cambiar de compañía mediante la portabilidad, ya que otras operadoras como Orange, Jazztel o Vodafone, precisan de la red o las centrales de Telefónica para dar servicios a sus abonados.
La compañía puso en marcha un plan de choque el pasado mes de mayo para volver a la normalidad y resolver las averías más urgentes o con más demora.