Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

La gran banca española pedirá más de 16.000 millones a Fráncfort



Las entidades españolas ultiman la cantidad que van a pedir este jueves al BCE para prestarlo al sector privado, principalmente a las pequeñas y medianas empresas (pymes).
Según las primeras estimaciones del mercado, cinco de los seis grandes bancos (BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell, es decir, todos menos el Santander), solicitarán unos 15.850 millones. CaixaBank pedirá unos 2000 millones; el BBVA unos 2.000; el Popular 3.850 millones; el Sabadell 3.500 millones y Bankia, 4.500 millones.
Estos cinco bancos recibieron 18.236 millones en la subasta anterior, celebrada en marzo pasado. La entidad que más ha reducido su petición ha sido CaixaBank, que en el primer trimestre de 2015 solicitó 7.000 millones y ahora reclamará unos 2.000 millones. La petición más pequeña indica que existe un menor apetito por prestar. Algunas entidades, como Bankia, mantienen campañas comerciales en las que anuncian que han rebajado un 30% los precios de los créditos a pymes al disponer del dinero del BCE. Así, si están cobrando un 5% en algunos créditos lo reducen al 3,70%, según fuentes de la entidad.
La banca solo tiene que pagar 0,05% de tipo de interés, lo que le permite obtener buenos márgenes financieros si logra prestarlo a clientes fiables.
La rentable compra de deuda pública
La operación se denomina TLTRO (Targeted long term refinancing operation), es decir, operación de financiación a largo plazo con objetivos. El organismo dirigido por Mario Draghi empezó a prestar en 2014, pero este año cambió la fórmula porque el dinero no llegaba a las empresas, ya que los bancos destinaban casi todo a la compra de deuda, denominada carry trade, con la que obtenían grandes márgenes sin riesgo. Desde este año reciben el dinero , pero tienen cuatro años para demostrar que lo han prestado. Con la nueva fórmula no es imposible hace carry trade ya que si los bancos no conceden más crédito, podrán devolver el dinero en septiembre de 2016. Eso da un margen de dos años para el carry trade.
Las entidades podrán pedir hasta tres veces el préstamo neto concedido en un período fijado, que es anterior a la subasta.
En la tercera subasta, la de marzo de 2015, el BCE asignó a 143 bancos de la eurozona 97.848 millones. Fue una cantidad superior a los 82.600 millones asignados en la segunda subasta e inferior a los 129.800 asignados en la primera. Al recibir grandes inyecciones de liquidez, los bancos no necesitan remunerar los depósitos, aunque algunos sí lo hacen en donde buscan incrementar su clientela. Otra ayuda del BCE.v