Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

Pagas extraordinarias y atrasos elevan un 1,4% los salarios en el inicio de 2015



Los salarios experimentaron en el arranque de 2015 una cierta recuperación respecto a un año atrás, aunque el aumento se debió al componente extraordinario (pagas extras y atrasos) del sueldo. Según la encuesta trimestral del coste laboral, difundida este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el coste salarial por trabajador y mes aumentó un 1,4% respecto al trimestre inicial de 2014 para llegar en promedio a los 1.831,70 euros.
El detalle estadístico revela que el salario ordinario, que supone casi el 90% del coste salarial, registró un incremento mínimo (un 0,3% anual, hasta los 1.638,6 euros) en el primer trimestre del año, mientras que las pagas extraordinarias (un 7%, hasta los 161,1 euros) y, sobre todo, los atrasos (32 euros, un 44% más). En esta evolución influye la recuperación del 25% de la paga extraordinaria que el Gobierno suspendió a los funcionarios en 2012. Eso determina que Educación (un 6,2%) y Administración Pública (un 2,4%) estuvieran entre las actividades en las que más aumentó el coste salarial total por trabajador y mes. Dos de los sectores más golpeados por la crisis, banca (3,6%) y actividades inmobiliarias (3,5%), también registran crecimientos apreciables.
En Educación (que incluye actividades públicas y privadas) pesó también una recuperación más firme del salario ordinario (2% anual en el primer trimestre), justo lo contrario de lo que pasó en las actividades sanitarias, en las que también confluyen la participación del sector público y privado: en Sanidad, el coste salarial se estancó en el último año porque el sueldo ordinario bajó un 1%, caída que no fue compensada por la recuperación de atrasos. Las actividades artísticas (con un descenso anual del 10%) y las relacionadas con el suministro de energía (-7%) son las que encajan un recorte mayor.
En el coste laboral por trabajador y mes, el crecimiento es más atenuado que en el coste salarial, de modo que aumenta solo un 0,5%, hasta situarse en los 2.487,5 euros de promedio. La razón está, sobre todo, en que las percepciones no salariales (pagos en especie, como dietas de viaje o comedores de empresa) caen un 17%. También pesó que las subvenciones al empleo aumentaron un 44%, lo que abarata el coste al empresario.
Por último, tras una ligera recuperación en 2014, las horas efectivamente trabajadas bajan un 0,6% en el arranque del año, con lo que la jornada semanal media se quedó en 30 horas (33,6 en tiempo completo; 17,7 en tiempo parcial).