Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

La deuda de las comunidades marcó un récord justo antes de las elecciones



Las comunidades autónomas aumentaron la deuda pública durante el primer trimestre del año, justo antes de celebrarse elecciones municipales y autonómicas, hasta alcanzar un volumen récord. El endeudamiento de las Administraciones regionales alcanzó el 22,5% del PIB, según los registros publicados este viernes por el Banco de España.
La Comunidad Valenciana, con un pasivo del 37,5% del PIB, y Castilla-La Mancha (33,7%) son las que dejan una peor herencia tras celebrarse los comicios del pasado mayo. En ambas comunidades, gobernadas hasta ahora por el PP, parece que se producirá un cambio del color del gobierno. Los que tomen el mando tendrán poco margen porque se encontrarán con las dos comunidades más endeudadas de España. En el lado contrario, Madrid (13,2%) es el territorio que menos debe, según los datos publicados este viernes por el Banco de España.
El elevado nivel de deuda pública y su rápido crecimiento, casi se ha triplicado desde 2007, es uno de los grandes problemas de la economía española. Aunque en los últimos meses se ha producido una ralentización en el aumento del pasivo sigue preocupando a las instituciones. La Autoridad Indendiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el órgano que vela por la salud de las cuentas públicas, ha alertado en repetidas ocasiones del peligro del descontrol de la deuda y del déficit para la sostenibilidad de la economía española.
Extremadura y Madrid son las comunidades que más incrementaron la deuda en el último trimestre, con la campaña electoral a las puertas. El Gobierno que presidía hasta ahora José Antonio Monago (PP) elevó la deuda un 6,1% en el último trimestre y el Ejecutivo madrileño, de Ignacio González (PP), la aumentó un 5,6%. Un vistazo con más perspectiva revela que Murcia fue la autonomía que más engordó la deuda en el último año, un 16% más, seguida de Extremadura (11% más). Destaca la reducción de la deuda en el último año de Navarra (un 10% menos) y Galicia (-4%), Aragón (-2%) y Castilla y León (-5%).
En el conjunto de las Administraciones Públicas, la deuda alcanzó el 98% del PIB y mantiene la escalada desde que comenzó la crisis financiera. Desde 2008 se ha más que duplicado el volumen de endeudamiento público. En el último año el pasivo del conjunto de las Administraciones públicas creció un 3%, la menor subida en este periodo desde el comienzo de la crisis.
La deuda de los Ayuntamientos asciende al 3,6% del PIB y son la única Administración que consigue reducir su deuda en el último año. Los esfuerzos de saneamientos de las corporaciones locales han sido notables en los últimos cuatro años y pese a la proximidad de las elecciones no han aumentado su deuda, aunque han frenado el proceso de reducción de su deuda que mantenían desde junio de 2012 (cuando el pasivo alcanzó el 4,4% del PIB), cuando entró en vigor la Ley de Estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera por la que el MInisterio de Hacienda mantiene una tutela muy estrecha sobre los Ayuntamientos.
Un balance de la legislatura desde el punto de vista de la deuda refleja que Murcia es la comunidad que más ha aumentado la deuda durante la legislatura, un 211%. Le siguen Cantabria (124%), Asturias (121%), Andalucía (120%) y Castilla-La Mancha (107%). En el lado contrario, la comunidad que menos se ha endeudado durante la legislatura ha sido La Rioja, con un aumento de "solo" el 56% de su pasivo. A continuación está Baleares (63%) y Galicia (64%) y Cataluña (67%), aunque el Govern catalán celebrá elecciones en un periodo distinto al del resto de autonomías.