Bolsa e Inversión
Una fuente indispensable de información a su servicio

La OCDE eleva su crecimiento previsto para España del 1,7% al 2,9%



España crecerá más de lo previsto en un contexto en el que la economía global se enfría. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que agrupa a 34 países, ha presentado este miércoles un nuevo informe de perspectivas globales y ha dibujado este panorama. El PIB avanzará en España, según esas previsiones, un 2,9% este año, frente al 1,7% que calculaba en noviembre, y para 2016 ha mejorado su pronóstico desde el 1,9% al 2,8%.
De esta manera, las previsiones de la OCDE se ponen al mismo nivel que las del Gobierno español, que prevé un crecimiento del 2,9% para ambos años, y superan las de otros organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé un incremento del PIB del 2,5% en 2015 y del 2% en 2016, y la Comisión Europea (CE), que lo elevó hasta el 2,8% este año y el 2,6% el próximo.
La economista jefe de la OCDE, Catherine Mann, ha destacado en la presentación del informe a la prensa que España tiene que hacer más reformas, en particular para dar más competencia al mercado de productos, al tiempo que ha señalado que las que se han hecho hasta ahora están demostrando sus beneficios, igual que la política monetaria europea. "Estamos sorprendidos con España", ha señalado Mann, si bien ha afirmado que "se tienen que hacer nuevas reformas, en particular en el mercado de productos" para que haya más competencia.
A la cuestión del parón del ritmo de reformas coincidiendo con este año electoral, ha comentado que "es razonable darse tiempo para ajustar las reformas" a la vista de su efecto y "no es sorprendente" que eso se haga "en un ciclo electoral". En cualquier caso, ha añadido que "el proceso (de reformas) está en marcha".
De hecho, el desempleo sigue preocupando. La OCDE vaticina que esta paulatina mejora de la economía española permitirá reducir la tasa de paro hasta el 22,3% este año y el 20,3% el próximo, frente al 23,1% y el 21,9% que preveía para 2015 y 2016, respectivamente, en noviembre. Pese esta revisión, las cifras siguen siendo superiores al 22,1% y el 19,8% estimado por el Ejecutivo español.
Por otro lado, la OCDE también espera que el nivel de deuda siga con su tendencia al alza, aunque de forma menos pronunciada de lo que estimaba en noviembre. Las nuevas cifras de la organización apuntan que el endeudamiento, según los criterios de Maastricht pasará del 97,7% del PIB de 2014 al 98,9% en 2015 y al 99,1% en 2016.
En cambio, se enfrían las perspectivas globales: las nuevas previsiones de la organización con sede en París contemplan un crecimiento del PIB del 1,9% este año y del 2,5% el siguiente, frente a los anteriores pronósticos de crecimiento del 2,3% en 2015 y el 2,6% en 2016. Respecto a la zona euro, la OCDE advierte de que la política monetaria del BCE debe ir acompañada de reformas estructurales.